25 nov

Día contra la violencia de género

En el colegio San Pablo, al igual que en otros muchos centros e instituciones, se han realizado diversas actividades por el Día contra la violencia de género.

Parece increíble que a lo largo de la evolución del ser humano hayamos sido capaces de curar enfermedades mortales, de pisar la Luna, de inventar lo inimaginable hasta hace poco, pero aun no hayamos sido capaces de eliminar la violencia de nuestra vida cotidiana.

Hoy tratamos la violencia de género, pero realmente, la violencia por muchos nombres que se le pongan es violencia. En un mundo donde se supone que domina el conocimiento y la razón estamos dominados por la sinrazón.

Hace poco, en un acto benéfico, escuché unas palabras y reflexiones de Arístides Moreno que me gustaron bastante. Le pido permiso para usarlas aqui. Hablaba de unos campos magnéticos que tenemos las personas. Que están cargados positiva o negativamente. Que cada día podemos influir en los campos magnéticos de las personas que nos cruzamos en nuestro camino. Usó un ejemplo muy clarificador: Cuando un conductor para en un paso de peatones, aunque está obligado a ello, podría no hacerlo. Entonces nosotros al cruzar, podemos realizar un gesto de agradecimiento y colaboramos a que nuestros campos magnéticos se carguen de energía positiva. Igualmente podemos dar los buenos días al cruzarnos con el vecino o preguntarle que tal está si sabemos que lo está pasando mal.

Desde nuestro sector de la educación podemos ayudar a que los campos magnéticos de nuestros alumnos se carguen de VALORES HUMANOS, de tolerancia, solidaridad, igualdad, respeto... Con los valores humanos estamos sembrando semillas que al crecer pueden erradicar la violencia de todo tipo.

A los alumnos les enseñamos los tipos de punto:

Punto y seguido a educar, enseñar, aprender, escuchar, respetar.

Punto y aparte a los violentos.

Punto y final a la violencia. Por una humanidad más humana.